VITAMINA D. LA QUE MÁS NECESITAMOS Y DE LA QUE MENOS SE SABE.

 

Numerosas investigaciones demuestran que la vitamina D actúa sobre 229 genes del genoma humano y esto explica que una deficiencia en esta vitamina participa del origen de múltiples enfermedades.

Los más importantes expertos en vitamina D de USA destacan una lista de enfermedades que mantener sus niveles adecuados pueden evitar. Una tasa saludable de vitamina D debe estar entre 50 y 75 ng/ml, estos valores generan los siguientes beneficios:

  • El riesgo de cáncer disminuye de forma muy notable: cáncer de mama (-83%), de colon (-80%), de páncreas (-65%), de vejiga (-66%), de endometrio (-67%) y de riñón (-75%).
  • El riesgo de enfermedades cardiovasculares disminuye en al menos un 50%: infarto (-50%) hipertensión arterial (-78%).
  • El riesgo de osteoporosis y de todo tipo de fracturas disminuye en un 50%.
  • El riesgo de gripe estacional disminuye en un 83%.
  • El riesgo de asma disminuye en un 63%.
  • El riesgo de diabetes tipo 1 disminuye en un 71%.

En conjunto, disminuye a la mitad el riesgo de morir prematuramente a causa de una enfermedad que podría evitarse. Es lo que demuestra un gran estudio publicado en junio de 2014 por el BMJ (British Medical Journal) y que relaciona los niveles bajos de vitamina D con un aumento de la mortalidad por todas las causas.

Muy pocas personas tienen un nivel de vitamina D adecuado.

Crucial para todas las edades, pero aún más a partir de los 50.

Los estudios científicos recientes muestran que, incluso en los países muy soleados como es el caso de España, mantener un nivel suficiente de vitamina D es difícil. Y especialmente entre los meses de octubre y marzo, cuando el sol apenas se deja ver ni calienta, pasamos menos tiempo al aire libre y no es posible una síntesis natural suficiente de esta vitamina.

Para beneficiarse de los efectos de un buen nivel de vitamina D sobre la salud, los expertos aseguran que hay que contar con una tasa en plasma superior a 30 ng/ml, pero hoy ya el auge de investigaciones lleva sus necesidades a 40 ng/ml como mínimo.

¿Y cómo se consigue alcanzar esas tasas plasmáticas?. Pongamos un ejemplo:

Los estudios evidencian que los déficits de vitamina D son muy elevados y alcanzan a más de la mitad de la población. Los datos confirman una carencia generalizada de vitamina D, incluso severa, en la población de ambos sexos. Más marcado en países fríos con inviernos largos o extremos.

Estos déficits severos afectan más a menudo a las personas mayores de 50 años, que sintetizan cuatro veces menos vitamina D que una persona joven con una exposición similar, debido al envejecimiento de la piel.

La edad no es defensa y solo la exposición solar no alcanza.

Un estudio llevado a cabo en Islas Canarias y sobre población joven detectó una deficiencia significativa (< 20 ng/ml) en un 32,6% de la población.

La vitamina D debe suplementarse sin duda en forma diaria y en dosis altas buscando lograr dosis sanguíneas mayores de 50 ng/ml

Algunos estudios proponen dosis diarias que van hasta las 10.000 UI al día. La mejor forma es Vitamina D cada día.

Hay muchas formas de conseguir vitamina D, si bien lo más recomendable es tomarla regularmente y durante todo el año, ya que esto es lo que le permitirá contar con la tasa adecuada.

Debe evitar las ampollas que proporcionan de golpe hasta 200.000 UI (lo que equivale a tomar un mes de sol en la cara en cuestión de segundos). No sólo no es fisiológico, ya que producimos un poco de vitamina D cada vez que nos exponemos al sol, sino que también es menos eficaz que una toma más moderada y a largo plazo, ya que a su organismo le cuesta utilizar y almacenar esta entrada masiva de vitamina D.

Con una toma diaria menor, pero constante, usted recibiría una dosis más fisiológica; es decir, que respeta los equilibrios naturales de su cuerpo. Pero es que además la vitamina D es liposoluble, por lo que debe ir en una matriz grasa, como por ejemplo un aceite vegetal de buena calidad para facilitar su asimilación.

Refuerce los beneficios de la vitamina D uniéndola a la vitamina K2 MK-7.

Tomar 2.000 UI cada día de un buen complemento de vitamina D3 es la base indispensable para una buena salud. Pero una extraordinaria sinergia, y que ha demostrado beneficios añadidos para la salud, es su combinación con vitamina K2 MK-7 a 50 microgramos. Diversos estudios demuestran que tomar vitamina D3 al mismo tiempo que vitamina K2 mejoran considerablemente sus efectos sobre la fortaleza de los huesos.

Al igual que en el caso de la vitamina D, la gran mayoría de la población sufre de un déficit crónico de esta vitamina tan importante para la salud. Los estudios sobre la vitamina K2 se han multiplicado en todo el mundo y han demostrado sus increíbles efectos. Entre otros:

  • Reduce hasta un 57% el riesgo de morir de una enfermedad cardiovascular, impidiendo que el calcio se deposite en las arterias, evitando su endurecimiento y protegiendo del infarto.
  • Divide por 10 el riesgo de fractura, ayudando a que el calcio se fije en los huesos en vez de en las arterias.
  • Disminuye el riesgo de sufrir cualquier tipo de cáncer en más de un 35% en 5 años.
  • Lucha contra la inflamación crónica y las enfermedades asociadas (artrosis, diabetes, alzhéimer…).
  • Participa en el mantenimiento de las funciones cerebrales y del sistema nervioso.

 

Vitamina D para todo el año.

 

Empezar ahora a tomar vitamina D es una de las mejores decisiones que puede tomar para mejorar su salud.

Aprovechemos, en primer lugar, los rayos solares (es la mejor fuente, más natural y sana de obtener la vitamina D) y generemos con ello las posibilidades de sintetizar vitamina D directamente, pero su nuestras reservas de vitamina D están en peligro… ésta solución que proponemos puede ser una gran ayuda. Por eso ahora es el momento en el que debe pasar a la acción y beneficiarse de la toma diaria de un complemento con el que podrá, entre otros beneficios:

  • Reforzar sus huesos y reducir el riesgo de fracturas.
  • Estimular su sistema inmunitario y aumentar su capacidad de resistencia a las infecciones.
  • Disminuir el riesgo de cáncer.
  • Impedir que el calcio se deposite en sus arterias, reduciendo el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Ayudar a una coagulación sanguínea normal.

Tomar cada día 5 gotas de las vitaminas D3 y K2 es algo sencillo. Pero es probablemente también una de las decisiones más importantes para su salud. La vitamina D3 y la vitamina K2 forman parte de las vitaminas más seguras del mundo. No tienen ningún efecto secundario conocido, incluso en dosis muy altas y tomándolas a largo plazo. Según los especialistas en vitamina D, “haría probablemente falta tomar entre 30.000 y 50.000 UI al día durante un período muy largo para correr el riesgo de intoxicarse”.

Puedes pedir mayor informacion detallada cliqueando en SOLICITA TU TURNO.

Alli podrás además ingresar a nuestro nuevo Servicio “VÍDEO CONFERENCIA DE CONSULTA”

Nuestro personal te explicará como funciona.

 

Mas informacion:

  drjorgeelias@gmail.com

 @gynestetic

Tel +541147880219

 +5491131283873